lunes, 16 de agosto de 2010

Mi hijo aún se orina en la cama ¿Qué puedo hacer?


Hace unas semanas mi hija me pidió invitar a su mejor amiga a dormir a la casa. Le dije que no porque aún no tienen la edad suficiente como para quedarse a dormir en casa ajena. La verdad es que la mamá de su amiguita me comentó que su hijita aún se orina en la cama.

Es  muy común hablar del alimento ideal para el bebé, la lactancia materna, incluso se habla sobre cómo ayudar al niño a dejar los pañales; sin embargo, la enuresis es un tema poco conversado entre papás porque admitir que nuestro hijo aún se orina en la cama nos hace sentir que hemos fracasado como padres y al mismo tiempo que nuestro hijo tiene algún problema.

¿Qué causa la enuresis?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la enuresis no se debe a que el niño no quiera levantarse a orinar, sino que no puede controlar su vejiga durante la noche, mientras duerme.

Las causas de la enuresis pueden ser:

a) Biológicas: Puede deberse a infecciones urinarias, maduración retardada de la vejiga, desequilibrios hormonales, estreñimiento, e incluso podría ser genético.

b) Psicológicas:  Puede deberse a problemas de familia, de amigos, de escuela, pero también a eventos especiales, como un dormitorio nuevo, una mudanza, o cualquier evento que genere estrés en el niño.

Pero no se sientan mal ni raros. En realidad, la enuresis es más común de lo que uno piensa.
15% de los niños, hasta los 5 años de edad, aún moja la cama de vez en cuando.
12% de los niños, hasta los 6 años de edad, aún lo hacen.
95% de los niños deja de orinarse en la cama antes de llegar a los 10 años de edad.

¿Qué podemos hacer al respecto?
1. Revise la historia familiar: En la mayoría de los casos, cuando un niño sufre de enuresis, alguno de sus padres también lo hizo de niño.

2. No culpe a nadie: Es importante hacerle entender al niño que no es culpa suya, que pronto podrá controlar la orina y que  lo mismo le ocurre a muchos otros niños. A veces nos podemos sentir molestos o frustrados cuando tenemos que levantarnos a cambiar sábanas de madrugada, pero demostrarle al niño nuestra molestia le genera más estrés del que ya tenía.

3. Sea paciente: Tarde o temprano todos logramos controlar nuestros esfínteres.

4. Minimice los daños:  Hay cosas que podemos hacer para controlar el problema hasta que termine:
- En caso de tener un niño hasta los 3 años, se le puede poner los pañales tipo truza (Pull ups).
- Cubra el colchón con un plástico.
- Evite que su hijo beba líquidos a partir de cierta hora.
- Asegúrese de que el niño orine antes de ir a dormir.

5. Consulte con un especialista.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada